UNA CIUDAD MODERNA

Fortuna es una ciudad de nueva construcción, un concepto nuevo, revolucionario, sin parangón en nada conocido hasta la fecha. La han levantado en un tiempo récord, sobre unos secarrales de la llanura. Sus calles son rectas y amplias. Sus edificios, de la altura justa y con todas las tecnologías punteras conocidas. La dotación de servicios es perfecta, todo medido, todo controlado. Ninguna necesidad humana, animal o incluso vegetal ha quedado olvidada, o al albur de la suerte o la improvisación.

Si usted está interesado en recibir más información de Fortuna, debe rellenar una prolija encuesta, de aproximadamente doscientas preguntas. Los promotores no te engañan diciendo aquello tan manido de “este cuestionario solo le llevará unos minutos”. Completar el formulario de Fortuna le ocupará bastantes horas, incluso unos cuantos días. En las instrucciones preliminares, ya se indica que conviene ponerse a ello en condiciones óptimas de descanso, sin prisas ni agobios, en una habitación con buena temperatura y bien ventilada, y teniendo previsto que no le interrumpan con asuntos mundanos. Es mucho lo que los solicitantes se juegan, como para que cuestiones menores vayan a desviar el buen juicio y la respuesta adecuada.

Las preguntas abarcan una infinidad de asuntos. Es obligatorio responder a todos. No hay excusas ni escapatorias. Si usted tiene algo que ocultar, bien por obligación o por razones de cualquier otro tipo, incluidas las morales, no pierda el tiempo. Un comité de expertos muy expertos, auxiliados por el algoritmo de rigor, determinará los candidatos idóneos para esta ciudad de habitantes limitados.

Como aspectos a destacar, habrá que hacer uso de una completa y permanente corrección política. No se admitirán vecinos locuaces, de esos que a la mínima organizan una barbacoa comunal, o un campeonato infantil de natación en la piscina de la urbanización. Tampoco tendrán cabida los graciosos, ni los amables, ni los simpáticos, ni los serviciales que ayudan a su prójimo sin ser implorados para ello, sino que se les ocurre así a bote pronto.

Para vivir en Fortuna, es mejor ser más bien mojigato, puritano, beato, santurrón, afectado, remilgado, pudibundo, pudoroso, timorato y rancio. Si se cruza con alguien en los lugares comunes, no hace falta que salude. Agache un tanto la cabeza, mire al suelo, o al infinito, y pase de largo. Como mucho, se admite que emita una especie de gruñido. También podría llevar a cabo un ligero movimiento de cabeza. Pero nada más, nada peor que una extralimitación que pudiera interpretarse como señal mínima de compadreo, inicio de una posible amistad.

Tampoco se ría. La risa, y hasta la sonrisa, están muy mal vistas. Podríamos decir que son pecaminosas. El gesto adusto es muy apreciado en estas ciudades de nueva construcción. Objetivo fundamental de las mismas es que nadie conozca a nadie, que nadie oiga nada, ni vea nada. Desconocimiento total de vecinos. Un teléfono móvil, en el tablón de acceso a su portal, le indicará a quién debe dirigirse en caso de algún problema o incidencia. De momento, atiende un humano. Se está perfeccionando el algoritmo, para que sea una infalible máquina la que asuma esa responsabilidad.

Si usted tiene niños, ¡mucho cuidado con ellos! Que no den guerra, que no corran, que no alboroten, que no hablen alto, por supuesto que no lloren ni den malas noches. Si algo de eso ocurriese, puede usted ser severamente amonestado, incluso denunciado ante la autoridad competente de la nueva ciudad, que sabemos que está estudiando con todo detalle el impacto ambiental y sobre la salud de los adultos que pueden tener los niños.

No les entretengo más. Si después de lo leído sigue usted interesado/a en ser vecino/a de Fortuna, no tiene más que entrar en su página oficial, descargar la encuesta, ponerse con ella, y si por fin presenta la solicitud, cruzar los dedos para ser uno de los agraciados. (Por cierto, de capital importancia, si no indica su ubicación actual, ni da permiso para indagar en sus usos y costumbres, siempre respetando su privacidad y con el único fin de mejorar y personalizar su experiencia, no se moleste en presentar la solicitud, ya que la misma será denegada al instante).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s