About

Un catorce de abril, no por nada, decidí plegar las velas y parar los motores; desde ese día, se ausentó la urgencia, se detuvo el viento y la calma chicha se adueño del tiempo.

Gracias a mi mujer y a mis hijas por navegar conmigo. Ellas son todo, y lo son siempre.

Anuncios